Crisis de conductores: ¿Quién tiene la culpa, el gobierno o las empresas?

Aunque J. Monighan es un conductor canadiense jubilado, pasó el 90% de sus 23 años de carrera en los EE.UU. Cree que es capaz de responder a la pregunta de por qué hay una crisis de choferes a nivel global. Esta situación no es exclusiva de EE.UU., sino que afecta a toda América del Norte, incluyendo Canadá y México. Desde su perspectiva, y probablemente la de muchos otros conductores y líderes del sector, el problema central radica en los salarios.

Los Salarios: El Principal Problema

La remuneración es una de las principales razones por las cuales la industria no puede atraer nueva sangre. Los salarios para los conductores han permanecido estancados durante los últimos 10-15 años. Durante su carrera profesional, que abarcó más de dos décadas, sus salarios solo aumentaron en promedio un 40-45%. Este incremento está lejos de ser proporcional al aumento del costo de vida. Aunque el dinero nunca fue su principal motivador, jugó un papel enorme en su vida y estilo de vida. Durante sus primeros años como conductor, aceptó trabajos mediocres con salarios bajos debido a su falta de experiencia. A medida que ganó experiencia, sus ingresos aumentaron, pero nunca llegó a un puesto de trabajo bien remunerado.

La profesión de conductor es estresante, requiere mucho tiempo y conlleva una gran responsabilidad. Muchos conductores no piensan conscientemente en estos factores; simplemente conducen porque es lo que aman hacer. Sin embargo, si los salarios reflejaran la cantidad de responsabilidad, habilidad y dificultades que enfrentan los conductores, la industria podría atraer a una nueva generación de conductores. Actualmente, ser conductor se ha convertido en un “trabajo” fácil de conseguir y aún más fácil de dejar para buscar empleos mejor remunerados y con menos responsabilidades.

La Realidad de Ser Conductor

No hay escasez de camioneros en términos de licencias; hay suficientes conductores cualificados para cada puesto en EE.UU. El problema real es la falta de remuneración y beneficios adecuados para mantener a los conductores en sus puestos. La rotación anual de conductores en muchas grandes empresas de transporte en EE.UU. se acerca al 100%, lo que indica que los conductores no permanecen en estos empleos por mucho tiempo.

Hay varias razones para esta alta rotación. Una de ellas es el control de drogas. Los camioneros están sujetos a pruebas regulares de drogas, y aunque la marihuana puede ser legal en algunos estados, sigue siendo un “asesino de carreras” para los camioneros. Otra razón es la comprobación de antecedentes penales; aunque no es necesario tener antecedentes limpios, cualquier actividad delictiva puede impedir la obtención de los mejores trabajos en el sector.

El dinero es otro factor crucial. El transporte por carretera no paga bien a los principiantes. En su primer mes como camionero, Monighan ganó $3,000 trabajando 24 horas al día, 7 días a la semana. Después cambió a otra compañía que prometía hasta $140,000 al año, pero sus ingresos iniciales fueron mucho más bajos. Comprar un camión comercial nuevo puede costar entre $180,000 y $280,000, un gasto que muchos conductores no pueden permitirse.

La responsabilidad también es enorme. Los conductores son responsables de todo, desde el mantenimiento del camión hasta la entrega de la carga. Un error puede costar miles de dólares en multas y reparaciones. Además, es un trabajo muy exigente. Conducir un camión requiere una atención constante y puede volverse muy peligroso rápidamente.

La Vida de un Camionero

La vida de un camionero es dura y solitaria. Las horas de trabajo son largas y, a menudo, solo está en casa una vez cada varias semanas. La soledad es un factor importante que desanima a muchos conductores. Conducir un camión también requiere una formación especial, lo cual puede ser costoso y excluye a muchos potenciales conductores. Además, hay pocas oportunidades de ascenso en la carrera de camionero. A medida que envejecen, los conductores siguen haciendo el mismo trabajo que hacían al principio de sus carreras.

La posibilidad de que los camiones sin conductor sustituyan los trabajos de los camioneros en el futuro también es una preocupación. Aunque conducir un camión puede ser una buena opción a corto plazo para los jóvenes, no resulta atractiva como carrera a largo plazo para la mayoría de las personas.

La Crisis en Europa

La escasez de camioneros no es exclusiva de América del Norte; Europa también enfrenta una crisis similar. En el Reino Unido, por ejemplo, faltan entre 40,000 y 100,000 conductores. En toda Europa, el déficit de conductores podría llegar a 400,000. Uno de los problemas clave es el envejecimiento de la mano de obra. En Alemania, dos tercios de los conductores se jubilarán en los próximos 15 años, mientras que solo 2,000 personas obtienen cada año la certificación para conducir camiones.

La pandemia ha agravado esta situación, aumentando la demanda y reduciendo el número de nuevos conductores cualificados. Además, muchos conductores han cambiado de profesión tras una pausa durante la pandemia. La competencia de otros sectores, como la manufactura en Europa Central y Oriental, ha desviado a potenciales conductores.

Soluciones y Reflexiones Finales

Para resolver esta crisis, es esencial mejorar los salarios y las condiciones de trabajo de los camioneros. El uso de mano de obra más barata de Europa del Este ha frenado el crecimiento salarial en el sector, pero los salarios deben aumentar para atraer a más conductores. Muchos conductores cualificados están fuera del mercado debido a la falta de incentivos adecuados.

La solución a la crisis de conductores está en nuestras manos. Mejorar la remuneración y las condiciones de trabajo puede atraer a una nueva generación de conductores y mantener a los actuales en sus puestos. Aunque Monighan sigue amando su profesión y extraña estar en la carretera, es evidente que la industria necesita cambios significativos para superar esta crisis global.

Compartir